MaruchiLeónFotoLista de admisión

Presencia escénica, organicidad, viveza discursiva, entonación, intención, miedo escénico, lenguaje corporal… El arte de convencer y entusiasmar, de motivar al alumnado por medio de la palabra adecuada, a través de un discurso convenientemente estructurado y con una entonación apropiada y una dicción clara, es algo que se puede aprender.
Un formador no solo cuenta con recursos didácticos, también puede utilizar recursos expresivos que favorezcan una transmisión creativa y eficaz. Habilidades propias del arte dramático como la plasticidad del cuerpo y de la voz pueden serle útiles.
Una presencia integra y orgánica, en la que tengan armonía y consonancia, el lenguaje corporal, la entonación, e incluso la fuerza expresiva de la mirada, determinan la calidad de la escucha del alumno.
En este curso se ofrecen herramientas que mejoran las aptitudes para hablar en público de los profesores según las necesidades del contexto, con el fin de que se produzca una comunicación fluida, coherente y satisfactoria.

Díptico                            Inscripciones