Periódico ABC

Última Hora
  1. El Gobierno de Pedro Sánchez no solo pretende disparar de nuevo el gasto público, repitiendo así los errores cometidos por el PSOE tras el estallido de la crisis, sino que emprende una agresiva persecución fiscal contra las rentas altas y las grandes empresas bajo la ilusión de poder financiar tales dispendios, cuyas consecuencias serán negativas para la economía nacional. Los Presupuestos de 2019 incluyen, entre otras medidas, una subida del IRPF a partir de 130.000 euros y la fijación de un tipo mínimo del 15% en el Impuesto de Sociedades -del 18 para bancos y petroleras-. Como consecuencia, unos 100.000 contribuyentes deberán abonar 4.100 euros más de media a Hacienda, mientras que 10.000 empresas tendrán que pagar casi 176.000 euros extra. Y ello sin contar el aumento del Impuesto sobre el Patrimonio, que afecta a grandes fortunas. Es una política fiscal demagógica, ya que, a diferencia de lo que pregonan los partidos de izquierda, ambos colectivos ya soportan una de las cargas tributarias más onerosas de la OCDE, mientras que el Impuesto sobre el Patrimonio está en vías de extinción. Esta estrategia es muy ineficiente desde el punto de vista recaudatorio, puesto que su capacidad para incrementar los ingresos es reducida y, desde luego, insuficiente para cubrir el aumento de gastos previsto. Lo más preocupante es que resultará perjudicial a nivel económico. La batería de golpes fiscales de Sánchez, con la ayuda de Podemos, castiga a los trabajadores más cualificados y, por tanto, desincentiva la formación de capital humano y la atracción de talento, al tiempo que reduce el margen de las empresas para invertir y crear empleo, minando el crecimiento potencial del país.
  2. El resultado del sorteo de la Bonoloto de hoy miércoles, 16 de enero de 2019 es la combinación formada por los números 12, 33, 40, 45, 46, 47. El complementario ha sido el 41 y reintegro corresponde al 2. En ABC.es puedes comprobar el resultado de Bonoloto de sorteos anteriores. En la Bonoloto, el 55% de la recaudación se destina a los premios. Los premios se dividen en varias categorías: desde los que adivinen 3 números de la combinación ganadora, hasta los que hayan adivinado los 6 números resultantes. Además de estos premios, si tu número del reintegro es igual al que ha salido en el sorteo, recuperarás la cantidad de la apuesta. No olvides que los sorteos de la Bonoloto se celebran de lunes a sábado. En la Bonoloto se dan dos modalidades de juego: diaria y semanal. También se pueden hacer apuestas múltiples de hasta 11 números. El precio de cada apuesta es de 0,50 euros, aunque la cantidad mínima que hay que invertir en un boleto es de 1 €. El sorteo de la Bonoloto consiste en sacar de un bombo 6 bolas numeradas entre el 1 y el 49, que se convierten en la combinación ganadora. Además, se sacará una bola más que será el número complementario, y de otro bombo, con 10 bolas numeradas del 0 al 9, se sacará una que corresponderá al reintegro. Para jugar a este sorteo, hay que seleccionar 6 números diferentes entre el 1 y el 49, y al sellar el boleto se asignará un número entre el 0 y el 9 que corresponderá al reintegro. Consulta los resultados de todas las loterías en ABC.es para comprobar si te ha tocado algún premio de los siguientes sorteos: ONCE, Bonoloto, Primitiva, Euromillones y Lotería Nacional. Nota: ABC.es no se hace responsable de errores u omisiones que pudieran existir. La única lista oficial válida es la que proporciona la sociedad estatal Loterías y Apuestas del Estado.
  3. Hemos visto a Paula Echevarría despedirse hasta en tres ocasiones de Ana Ribera. Ahora ha dejado de lado la elegancia de la diseñadora de «Velvet» para arrastrarse por la arena del desierto en la segunda entrega de «Los nuestros», una miniserie de Mediaset que busca mostrar el trabajo de las fuerzas militares españolas destinadas fuera de nuestras fronteras. La misión comienza cuando Martina Ibáñez, sargento de la BRIPAC a la que interpreta Paula Echevarría, se ofrece voluntaria para colaborar en la misión más complicada de su carrera: infiltrarse como asesora de la sección femenina de los «peshmergas» kurdos, servir de apoyo en la búsqueda de una carga de cesio, metal radioactivo de Siria que podría ser utilizado para atentar en Europa, y rescatar a Montse (Aida Folch), una civil captada por el Estado Islámico. «El público va a agradecer ver este cambio de registro completamente diferente. Gracias a este proyecto estoy viendo hasta dónde soy capaz de llegar», contó Echevarría en uno de los descansos del rodaje en el paraje del Chorrillo, en Almería. P - ¿Necesitaba este cambio de registro? R - Cuando mayor me hago y más años llevo en esta profesión, más ganas tengo de hacer cosas diferentes, de salirme de la zona de confort, de buscar cosas nuevas y cosas que me llenen. Quiero ponerme a prueba más a mi misma y ver dónde están los límites. P - ¿Qué reto supone interpretar a Martina Ibáñez? R - Es un esfuerzo constante. No solo físico, aunque el entrenamiento ha sido bastante duro. Que no se piense la gente que me han puesto a hacer dominadas en una barra. No ha sido tanto un entrenamiento físico como una preparación para todo lo que teníamos que hacer en la serie. Tanto a la ficción en si como al ejército como a los actores, lo que nos interesa es mostrar lo más real posible todo. No me gustaría ver los típicos comentarios de "eso que habéis hecho no tiene nada que ver con el ejército". Buscamos el mayor realismo posible. P - ¿Cómo te has preparado para ello? R - Hemos estado un mes yendo a los entrenamientos con la BRIPAC con unos instructores que para mi no los hay mejores, incluso los chicos que hay dos de la CRAP que están haciendo de actores. Desde aprende a vestirte rápido a coger un fusil o cambiar cargadores con la mayor rapidez posible... Llegué a cambiar tantos cargadores que hasta me salió una llaga. Todo esto tengo que hacerlo en toma y se supone que mi personaje es una máquina así que no se le puede ver ni un error. De hecho, mi personaje en España no existe. No hay ninguna mujer que esté en mi puesto. P - ¿Qué ha sido lo más complicado de toda la preparación? R - Poder moverme con toda la equipación sin parecer robocop. Son 26 kilos lo que llevas entre fusil, chaleco, casco... P - ¿Estabas al tanto del conflicto en Siria antes formar parte de «Los nuestros»? R - Sabía lo que vemos todos en los medios de comunicación, aunque donde realmente he aprendido ha sido con los militares. Al final, los informativos enseñan lo que quieren o les interesa. En mi caso me ha interesado sobre todo conocer cómo lo viven los militares y cómo es para ellos estar en este tipo de misiones. P - ¿Qué has aprendido? R - Que tienen una forma de ver las cosas que lo que para nosotros es escandaloso, para ellos es otra cosa. Me fijo mucho en ellos, en los dos que están rodando aquí con nosotros y que aparecen con su nombre de guerra. Nosotros, los actores, nos aceleramos mucho cuando estamos en una situación tensa, pero les miras a ellos y están mucho más concentrados. Lo hacen todo desde otra perspectiva. Están entrenados para eso. P - Después de «Velvet» y alguna que otra charla con RTVE, ¿por qué decides trabajar con Mediaset en exclusiva para los próximos tres años? R - Porque me apetecía lo que me ofrecían y el planteamiento que tenían para mí. Al final busco cosas diferentes y me lo estaban ofreciendo: «Ola de crímenes», «Los nuestros» y la otra serie que estamos todavía en ellos. Si quería cambiar de registro era la oportunidad. P - ¿Te ves haciendo otras cosas en Mediaset como presentar un programa? R - No, no, no. He firmado con Mediaset para el mundo de la interpretación. P - ¿Hay algún tipo de personaje que le quieras pedir a Mediaset? R - Al final no eres tú el que decide. Los guiones llegan, tú lees y te gustan o no. Te enamoras de un personaje o no... Al final tiene que tener algo de atractivo y diferente. Por ejemplo, con «Los nuestros» devoré los tres guiones en nada y fue un subidón. A lo mejor si me preguntas hace un mes no te hubiera dicho quiero hacer de una sargento primero paracaidista del ejército. Rodolfo Sancho coprotagoniza la ficción junto a Echevarría - MEDIASET ESPAÑA R - Después de intervenir en una operación fallida en el corazón de Asia para recuperar una carga de Cesio-137 en manos del Estado Islámico que se salda con la muerte de una joven confidente, Martina Ibáñez, sargento primero de la Brigada Paracaidista, se ofrece voluntaria para participar en otra arriesgada misión: servir de apoyo en la búsqueda del metal radioactivo en Siria, infiltrada esta vez como asesora de la sección femenina de los peshmergas kurdos. R - En esta acción militar colaborará Carlos Román, agente de la Inteligencia española que se sentirá cada vez más atraído por la sargento Ibáñez. Adentrarse en el corazón de Raqqa para rescatar a Montse, una civil captada por el Estado Islámico con información clave para localizar la carga del cesio será la única opción de ‘los nuestros’ en esta audaz y peligrosa operación en territorio hostil.
  4. Los fabricantes de automóviles han decidido pasar a la acción contra el plan del Gobierno de baleares de vetar los coches de combustión entre 2025 y 2035. Anfac, la asociación que agrupa a los productores de vehículos con presencia en España, denunció ayer ante la Comisión Europea el proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética del ejecutivo regional, presidido por la socialista Francina Armengol. También llevará el articulado, en avanzada fase de tramitación, ante el Consejo para la Unidad de Mercado del Ministerio de Economía. El texto, aprobado por el Consell autonómico en agosto pero pendiente aún de los últimos trámites parlamentarios, busca transformar las Islas en un territorio alimentado únicamente mediante energías renovables, libre de emisiones a medio y largo plazo. Para ello, contempla entre otras medidas la prohibición de que circulen nuevos vehículos diésel en 2025, y cualquiera impulsado por motores de combustión a partir de 2035, incluyendo los de ciudadanos del resto de España y de Europa de paso por las Islas. Estarían exentos, no obstante, los matriculados en Baleares con anterioridad a dichas fechas. Una salvedad que, a juicio de Anfac, causará un efecto sobre la salud al pretendido por el Gobierno regional. Así lo cree Mario Armero, vicepresidente ejecutivo de la patronal. - ¿Ya está teniendo un impacto negativo el proyecto de ley? -Sí, ha introducido confusión y dudas entre los ciudadanos respecto a algunas tecnologías, y respecto a si cambiar o no de vehículo. Ello influye en el comportamiento del consumidor. Lo básico para mejorar la calidad del aire es pensar en la renovación del parque, sustituir coches viejos por nuevos con todas las garantías. La edad del parque en Baleares es de 12,3 años, ligeramente superior a la media. Y hay otros datos preocupantes. La venta de usados de más de 20 años ha crecido un 14%, más del doble que el mercado. Otro dato es que la cuota de mercado del vehículo eléctrico no llega al 0,8%, la mitad que en la Comunidad de Madrid. Por eso nuestra propuesta al Gobierno balear, con el que conversamos desde hace siete o ocho meses, es trabajar en una estrategia de descarbonización en lugar de establecer el prohibicionismo, que creemos que es un error. Pero al margen de los datos técnicos, hay que pensar en las personas. Al año hay 320.000 personas que entran desde la Península con su coche a Baleares. ¿Por qué no van a poder circular por las Islas? Por otro lado, los concesionarios no van a poder vender la nueva tecnología diésel que esté en el mercado ¿Se podrán vender estos coches en toda Europa y no en Baleares? Serían además vehículos fabricados en España, con la tecnología mas innovadora. - ¿Qué trámites legales seguirá ahora la denuncia? ¿Cuándo esperan tener respuesta de la Comisión Europea y del ministerio de Economía? - Ahora habrá un trámite de consultas, que nos lleva a un periodo que no será corto. - ¿Por qué no se han denunciado otras medidas de restricción, como por ejemplo Madrid Central? - Para nosotros la política europea no establece prohibiciones, y así se lo hemos oído decir a representantes de la Comisión. En cambio sí entiende que hay zonas urbanas sometibles a restricciones. Normalmentevan en función de la antigüedad del coche. Sobre todo aplica a una zona urbana concreta. Hay que distinguir entre zonas urbanas y regiones, para asegurar la proporcionalidad de las medidas. - ¿Ha habido alguna denuncia similar, contra restricciones idénticas en otros países europeos? - No, pero porque es la ley prohibicionista más avanzada en Europa. Las asociaciones europeas me han llamado interesadas. Es la primera vez que se presenta una ley de esta envergadura. No es verdad que se esté haciendo lo mismo en otros países. - Si prospera, ¿puede abrir el camino a tomar iniciativas similares contra Madrid Central o contra el proyecto de ley de transición ecológica del gobierno central? - No tiene nada que ver con las iniciativas anunciadas hace unos meses. El proyecto balear es anterior a la moción de censura. Y anteriormente trabajamos con el gobierno balear con propuestas que no han sido aceptadas. A nivel nacional estamos en conversaciones con los ministerios y seguimos trabajando con ellos - ¿Es viable, con lo que sabemos hoy, que Baleares tenga un parque formado únicamente por vehículos eléctricos? Dado que sus precios son mayores que los de los coches de combustión, ¿se verán perjudicados los ciudadanos? ¿Hay ya una infraestructura suficiente en Baleares para soportar la venta de solo coches eléctricos? - Nosotros presentamos un proyecto de cómo hacer política positiva para el vehículo eléctrico, como reducir impuestos, planes de incentivos a los puntos de recarga, incentivos a los taxis, las familias, las personas para adquirirlos… Con el planteamiento del Gobierno regional en 2035 habrá una parte del mercado con vehículos eléctricos, con tecnologías más avanzadas, pero una gran parte del parque estará compuesto por vehículos antiguos, anteriores a 2025 y 2035. Por eso creemos que con esta ley aumentarán las emisiones y habrá menos eficiencia en el transporte.
  5. La subida fiscal que incluyen los Presupuestos tiene ya una lista de damnificados hacia los que se dirige: afectará a más de un millón de trabajadores, 10.000 empresas y a 2.550 grandes fortunas. El aumento recaudatorio para financiar el incremento del gasto social se producirá así sobre aquellas rentas altas que cobran más de 130.000 euros en rendimientos del trabajo, que tendrán que pagar de media 4.100 euros más al año en el Impuesto sobre la Renta, según los cálculos del sindicato de técnicos de Hacienda (Gestha) a los que ha tenido acceso ABC. Ello afecta a 80.000 contribuyentes, que verán como el tipo del impuesto sube del 45% al 47%, siendo del 49% para los que ganan más de 300.000 euros, ya que cambia el tramo estatal pero no así el autonómico. Un 0,4% de los empleados que pagan el impuesto tendrán que afrontar una factura fiscal de 328 millones de euros más este año. A muchos el próximo ejercicio les tocará volver a pagar de más nuevamente. Hacienda prevé aumentar la recaudación por el incremento del IRPF a las rentas del ahorro en 332 millones de euros. Un importe superior que la subida a las rentas del trabajo que, sin embargo, no percibirá hasta 2020 cuando se haga la declaración del impuesto, ya que la retención continuará como hasta ahora. Para aquellos que perciban rendimientos del capital por acciones, cuentas o depósitos superiores a 140.000 euros, el tipo del IRPF subirá del 23% al 27%. Los 20.792 contribuyentes que paguen esta factura tendrán que asumir de media 15.968 euros más de media en el tributo. Todo un varapalo a las grandes rentas del capital, que impactará con mayor fuerza, sobre todo a medida que crecen los ingresos. Para muestra un botón: un consejero del Ibex que según la CNMV cobra 644.000 euros al año brutos, pagará 17.160 euros más por el alza del IRPF en el trabajo, por lo que su cuota tributaria ascenderá a 297.861,5 euros, mientras que la cuota estatal sube a 157.510,75 (un 12,23% más). Para un contribuyente que percibe 150.000 euros en rendimientos del ahorro, la factura adicional el próximo año sería de 400 euros, un 1,2% más. «A partir de los rendimientos de 175.000 euros, los ingresos de rentas del capital cobran mayor protagonismo que las del trabajo», aduce José María Mollinedo, secretario de Gestha. Como el IRPF es un impuesto que se reparten al 50% Estado y regiones, cada parte maneja su tramo y el incremento de tipos se produce sobre el primero. Si los Presupuestos se aprueban y entran en vigor en mayo, las empresas elevarían desde entonces las retenciones sobre las nóminas pertinentes. El Ejecutivo también espera obtener 1.776 millones de euros por la fijación de un tipo mínimo sobre Sociedades del 15% sobre los grupos y empresas que facturen más de veinte millones -después de estudiar implementarla sobre las que ingresan más de diez-, además de otro reforzado del 18% a bancos y petroleras. A ello se le suma la reducción de la exención total de los dividendos del exterior al 95% (truibutaría por el 5% restante). Una ofensiva sobre la gran empresa que perjudica a 10.092 compañías en nuestro país -un 0,7% de los contribuyentes en Sociedades-, que de media pagarán 175.981 euros anuales más en el gravamen. Estas empresas representan el grueso de la recaudación de Sociedades, añadiendo un sobrecoste que deberán afrontar en un momento de desaceleración de la actividad. Despidos por la subida de las cotizaciones No será la única sorpresa negativa que reciban empresas y trabajadores. La subida de las bases máximas de cotización en un 7% desde el 1 de enero tiene gran capacidad de recaudación para la caja de las pensiones, ya que el Ejecutivo espera unos ingresos adicionales de 850 millones por este concepto. El efectismo de la medida será proporcional al esfuerzo que tendrán que hacer las empresas en un momento en el que comienzan a notarse los primeros síntomas de desaceleración y con el agravante de que están en desventaja respecto a los socios europeos en el pago de cotizaciones sociales, ya que España es junto a Francia el país donde las cotizaciones que abonan los empresarios tienen más peso recaudatorio. El coste medio que supondrá subir los impuestos al empleo de los sueldos mayores a 45.644 euros será de 1.300 euros, de los que cada empresa pagará 1.200 y los cien restantes, el trabajador. Cuanto más amplia es la base de cotización, mayor es la aportación que tienen que hacer los empresarios por sus empleados y, en menor medida, los trabajadores. Esto se debe a que el tipo que pagan los empresarios por un trabajador a tiempo completo es del 23,60% de la base de cotización en la que esté encuadrado el empleado en función de su sueldo y su titulación, mientras que el trabajador aporta un 4,70% de su base. En total, el tipo de cotización por contingencias comunes es ahora del 28,30% de la base del trabajador. El alza afectará a un millón de trabajadores, pero solo a aquellos que en 2018 superaron los 3.803,7 euros de base de cotización, ya que la parte del salario que supera esa cantidad estaba exenta de cotizar. Ese umbral se sitúa este año en 4.070,1 euros (48.841,2 al año) y afecta a 1.020.000 asalariados. El encarecimiento de los costes laborales y fiscales tiene sus riesgos. De entrada obligará a las empresas a ajustar gastos y si no cuadran puede optar por congelar la contratación o prescindir de parte de la plantilla. En este escenario los perjudicados serían los trabajadores que tienen menos cualificación y también menor sueldo, ya que prescindir de los trabajadores que más cobran sería más caro y también una decisión que restaría competitividad. Socimis y rebaja a pymes La ofensiva fiscal, no obstante, también perjudicará a sectores concretos. Será el caso de las Sociedades Anónimas Cotizadas de Inversión en el Mercado Inmobiliario (Socimi), que si bien ahora tienen un tipo en Sociedades del 0%, pasarán a tenerlo del 15% para los beneficios no distribuidos. Ello redundará en que las 224 socimis que hay en nuestro país pagarán 10,5 millones de euros en 2019, es decir, 46.875 euros por barba. A cambio, el Ejecutivo ha incluido una rebaja de Sociedades a las pymes que ingresan menos de un millón, que pasarán de tener un tipo nominal del 25% a otro del 23%, lo que beneficiará a 349.000 empresas que pagarán 260 millones menos en Sociedades, según el Ministerio de Hacienda, es decir, 745 euros de alivio fiscal para cada una. Cerco a las fortunas La otra pata del varapalo fiscal se sustenta en la subida del Impuesto de Patrimonio ya que sube el tipo de los que tienen más de 10,695 millones del 2,5% al 3,5%. Los 2.550 contribuyentes afectados pagarán de media, 132.941 euros más cada año. Una subida que supera el 35% para los patrimonios mayores de cien millones, entre los que la cuota a pagar superará los 893.040 euros. Este alza no afectará en las regiones que bonifican su impuesto al 100%, como Madrid, y solo se aplicará en las cuatro regiones que aplican la escala estatal Aragón, Castilla-La Mancha, Castilla y León y Canarias, por lo que su impacto será acotado y menor al que calcula Hacienda. Este aumento de la carga fiscal llega además en un momento en que la recaudación se encuentra en máximos, superando incluso los niveles previos a la crisis. En 2018 el total de los ingresos por impuestos ascendió a 207.610, máximo histórico que superó al conseguido en el año 2007. Lo cierto es que para 2019, los Presupuestos registran un nuevo alza hasta los 227.356 millones, cifra que ha levantado suspicacias y han generado críticas, como el PPque habla de la «voracidad del PSOE» en fuentes parlamentarias. Como fuere, de conseguir esta recaudación, batiría un nuevo récord histórico.